Isotonix Might-A-Mins

Isotonix Might-A-Mins

Deslizar sobre la imagen para ampliar

  • Ver imagen más grande
  • Frasco individual (30 porciones)
  • 3 botellas (90 dosis)
  • Etiqueta

Vendido por Isotonix®

$159.30 - $406.61
$159.30

hasta $8.08 Reembolso en efectivo



Ahorre un 5% al adherirse a DespachoAutomático [detalles]

  • Elija un artículo elegible para DespachoAutomático y marque la opción "Adherir a DespachoAutomático" que aparece a la derecha.
  • Adhiera todos los artículos favoritos que desee. Cree tantos DespachosAutomáticos (con diferentes entregas) como sea necesario.
  • ¡Obtenga un descuento del 5% cada vez que pida DespachoAutomático en productos de Market America!



Información del producto

  • Multivitaminas y multiminerales para niños
  • Proporciona probióticos que ayudan a la digestión normal
  • El calcio y la vitamina D3 contribuyen a huesos, dientes y un corazón saludables
  • Las vitaminas B, C y E promueven funciones inmunes óptimas

Información del producto

Isotonix Might-A-Mins

Suele ser difícil asegurarse de que sus hijos tienen una dieta saludable y balanceada y que reciben las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales. Actualmente, éste puede ser un desafío aún mayor debido a que los niños comen fuera de casa, en la escuela, en la casa de sus amigos y en restaurantes de comida rápida. Con Isotonix® Might-A-Mins de Market America, usted puede brindarle a sus hijos las dosis diarias adecuadas de la mayoría de las vitaminas y minerales que necesitan.

Isotonix Might-A-Mins contiene 12 vitaminas y 10 minerales esenciales, además de fitonutrientes que provienen de una combinación patentada de frutas y vegetales. Con esta fórmula, sus niños disfrutarán los beneficios de las frutas y verduras diariamente, sin que ellos lo noten y se quejen. En la fórmula también se incluye una mezcla de probióticos, que son "bacterias buenas", esenciales para una buena digestión. Se ha eliminado el hierro de la fórmula de Might-A-Mins por su potencial tóxico, especialmente en niños menores de seis años y también porque los niños generalmente ingieren mucho hierro en las comidas.

Los ingredientes nutricionales fueron seleccionados con mucho cuidado. Por ejemplo, el beta caroteno contiene otros carotenoides naturales que incluyen una dosis saludable de luteína y zeaxantina, que han demostrado mantener una visión saludable y promover ojos saludables. La vitamina E que se incluye en la fórmula, d-alfa tocoferil succinato, es producida de forma natural y es la mejor fuente de vitamina E cuando trabaja con los nutrientes de respaldo.

Cuando se toma como está indicado, ya sea que sus niños tienen tres o 10 años, esta fórmula es una completa fuente nutricional. Isotonix Might-A-Mins con fitonutrientes es la manera perfecta de llenar el vacío nutricional que los estilos de vida de hoy en día pueden provocar en sus hijos, por los tipos de comida que ingieren.

La absorción y la eficacia de los suplementos nutricionales son dos características importantes para tener en cuenta cuando se selecciona un suplemento nutricional y Isotonix Might-A-Mins tiene las dos. Este suplemento se presenta como un fluido isotónico, lo cual asegura que los nutrientes se absorberán eficientemente. Por lo general, se toma con el estómago vacío y cuando el fluido isotónico es liberado en el cuerpo, se dirige al intestino delgado con un alto concentrado de nutrientes. Luego, se absorbe rápidamente por el flujo sanguíneo aumentando la cantidad que utiliza el cuerpo.

Ingredientes

Vitamina A (Retinil palmitato)
La vitamina A es una vitamina soluble en lípidos que favorece el crecimiento normal y la reparación de los tejidos del cuerpo. Es parte de un grupo de compuestos que incluyen al retinol, retinal y beta caroteno. Contribuye a la salud de la piel (tanto como un suplemento tópico u oral), promueve un desarrollo saludable de la visión, de la reproducción y del cerebro y es importante para la formación ósea. La vitamina A se encuentra en alimentos como carne de vísceras (hígado y riñones), yema de huevo, mantequilla, leche y aceite de hígado de bacalao. 

Vitaminas del complejo B (vitaminas B1, 2, 3, 5, 6, 12, ácido fólico y biotina)
La poderosa combinación de vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B12, biotina y ácido fólico conforma la vitamina del complejo B. Muchas vitaminas B desempeñan un papel importante como cofactores o nutrientes que ayudan en las reacciones químicas y en el metabolismo energético de las células. La falta de vitaminas B puede provocar fatiga, por tal motivo, la combinación de vitaminas B a menudo se promociona como reforzadora de la energía.

La vitamina B1 actúa en el metabolismo de carbohidratos, donde ayuda a convertir el piruvato en acetil CoA para su entrada en el ciclo de Krebs y los pasos subsiguientes para generar ATP. La vitamina B1 también actúa manteniendo la salud del sistema nervioso y el músculo cardíaco. La vitamina B2 funciona como una coenzima, trabajando con otras vitaminas B. Contribuye en la formación de glóbulos rojos y en la conversión de los alimentos en energía como parte de la cadena de transporte de electrones, lo cual impulsa la energía celular en el micronivel. La vitamina B3 es un gran apoyo para muchos aspectos del metabolismo energético y la función del sistema nervioso. La vitamina B5 favorece muchas reacciones biológicas, incluyendo la producción de energía, el catabolismo de ácidos grasos y aminoácidos, la síntesis de ácidos grasos, fosfolípidos, esfingolípidos, colesterol y hormonas esteroideas, y en la síntesis del neurotransmisor acetilcolina. La vitamina B6 es un cofactor necesario para el metabolismo normal de las proteínas y los aminoácidos y ayuda a mantener el balance adecuado de fluidos. También coopera en el mantenimiento de los glóbulos rojos y blancos. Se ha recomendado como un nutriente para mejorar las funciones mentales, especialmente el humor, y contribuye a la conducción nerviosa. La vitamina B12 es la responsable de mantener niveles óptimos de energía ya que favorece el ciclo de energía de Krebs. La biotina promueve el metabolismo normal de las grasas, los carbohidratos y las proteínas. La biotina también funciona como un importante componente de varias enzimas involucradas en el metabolismo de energía. El ácido fólico refuerza los beneficios de los suplementos con vitaminas B12, ya que actúan en conjunto para mantener el nivel normal de glóbulos rojos. El ácido fólico ayuda a la utilización normal de aminoácidos y proteínas, y también a la construcción de material para la síntesis de ADN y ARN.

Vitamina C
La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una sustancia nutritiva esencial para los seres humanos, necesario para las reacciones metabólicas del cuerpo. Alimentos como las naranjas, los limones, las toronjas, las fresas, los tomates, las coles de Bruselas, los pimientos y los melones cantalupos son buenas fuentes de vitamina C.

La vitamina C es conocida como uno de los antioxidantes nutricionales clave cuya función es proteger al cuerpo contra los radicales libres. La vitamina C favorece la fortaleza de las células y es un cofactor esencial para las enzimas involucradas en la síntesis del colágeno. La vitamina C es más comúnmente conocida por su función en el soporte inmunológico, en la cicatrización de heridas, en la protección contra los efectos del estrés y en el fomento de la absorción de hierro. La función antioxidante de la vitamina C se lleva a cabo dentro de los compartimientos acuosos de la sangre y dentro de las células. Los estudios han demostrado que la vitamina C protege a los lípidos del plasma contra el daño de la oxidación, y también protege al ADN y a las proteínas contra varios procesos oxidativos.

Vitamina D3
La vitamina D3, también conocida como colcalciferol, es diferente de todas las otras vitaminas presentes en la alimentación de los seres humanos porque es la única vitamina condicional. La vitamina D3 es sintetizada en la piel por medio de reacciones fotoquímicas que utilizan la radiación B ultravioleta proveniente de la luz solar. La vitamina D3 es la reguladora principal de la homeostasis del calcio, el cual es particularmente importante en el desarrollo esquelético y la mineralización ósea. Es además una prohormona ya que no tiene actividad hormonal en sí misma pero se convierte en la molécula, la cual posee dicha actividad.

Hay muy pocos alimentos que son fuentes naturales de vitamina D3. Los alimentos que sí contienen esta vitamina son los pescados grasos, el aceite de hígado de bacalao y los huevos de gallinas que han sido alimentadas con vitamina D. Casi toda la toma de vitamina D de los alimentos proviene de productos lácteos fortificados y otros alimentos que han sido fortificados con ella, como por ejemplo el cereal para desayunar. La falta de vitamina D se identifica cuando hay evidencia de mineralización inadecuada o desmineralización del esqueleto. Esto puede provocar osteoporosis.

Vitamina E
La vitamina E es uno de los antioxidantes solubles en grasa más poderosos y ayuda a proteger las membranas celulares del daño provocado por los radicales libres. La vitamina E es un antioxidante, es decir que ayuda al sistema inmunológico y a la cicatrización tópica. La vitamina E también favorece la salud del corazón.  Las fuentes más valiosas de vitamina E en la dieta incluyen los aceites vegetales, la margarina, las nueces, las semillas, el aguacate y el gérmen de trigo. El aceite de cártamo contiene grandes cantidades de vitamina E y el aceite de maíz y el aceite de soja contienen menores cantidades.

La vitamina E es, en realidad, una familia de compuestos relacionados llamados tocoferoles y tocotrienoles. La vitamina E está disponible en forma natural o sintética. La forma natural de la vitamina E es mejor en lo que respecta a la absorción y retención en el cuerpo. La forma natural del alfa-tocoferol es conocida como d-alfa-tocoferol, que es lo que utilizamos en nuestro Isotonix Might-A-Mins.

Calcio
El mineral más abundante del cuerpo humano es el calcio. Sólo un uno por ciento del calcio del cuerpo, aproximadamente, se encuentra en la sangre y dentro de las células, porcentaje que ayuda en los diferentes procesos metabólicos. Es importante mantener este uno por ciento, ya que de no hacerlo, el cuerpo sacará el calcio que está almacenado en los huesos para mantener los niveles del mismo en las células y en la sangre dentro del límite adecuado. Los huesos constantemente liberan calcio y otros minerales en el torrente sanguíneo, donde el calcio puede desempeñar un papel para aliviar los síntomas premenstruales, controlar la presión sanguínea y estimular la fortaleza de los huesos.

Los alimentos más ricos en calcio son los productos lácteos. Otras fuentes dietarias de calcio son los vegetales, como el brócoli, el bok choy, la col rizada, las hojas de col, las hojas de mostaza, el tofu y las sardinas con espinas. El calcio como suplemento es económico, fácil de conseguir y fácil de tolerar. Mucha gente no consume el suficiente calcio en su dieta diaria, razón por la cual, el calcio es un suplemento nutritivo altamente recomendado.

Cromo
El cromo es un micromineral vital que forma parte de un compuesto del cuerpo conocido como factor de tolerancia a la glucosa (FTG), que participa en mantener saludables los niveles de insulina, mantener también los niveles de azúcar en la sangre y probablemente, ayudar a controlar el apetito. El cromo también facilita el normal metabolismo de glucosa y ayuda a mantener niveles saludables de colesterol en sangre y otras grasas. Hay afirmaciones que aseveran que el cromo contribuye a la pérdida de peso e incrementa la masa muscular. Más del 90 por ciento de las dietas norteamericanas no incluyen la cantidad recomendada de cromo.

Se encuentra en pequeñas cantidades en muchos alimentos. Las fuentes alimenticias de cromo son la levadura de cerveza, los cereales integrales, el brócoli, las ciruelas pasas, los champignones, la cerveza, las especias, el azúcar negra, el café, el té, el vino y la carne.

Cobre
El cobre, un micromineral esencial en la nutrición del ser humano, es importante para una amplia gama de procesos bioquímicos, los cuales son necesarios para el mantenimiento de una buena salud. El cobre promueve un desarrollo infantil normal, la maduración de las células rojas y blancas de la sangre, el transporte de hierro, la fortaleza ósea, el metabolismo del colesterol, la contractilidad del miocardio, el metabolismo de la glucosa, el desarrollo del cerebro y la función inmune. Los acompañantes del cobre son las proteínas que protegen a las células de la toxicidad del cobre y esencialmente mantienen a las células libres de los iones de cobre.  Los alimentos que contienen las fuentes más ricas de cobre son las nueces, las semillas, las legumbres, las porciones de granos de salvado y de germen de trigo, el hígado, los riñones, los mariscos, las ostras y los crustáceos. Existen indicaciones experimentales que sugieren que los suplementos de cobre favorecen las funciones del sistema inmunológico para aquellos que tienen deficiencia de cobre.

Yodo
El yodo, un micromineral, se encuentra concentrado principalmente en la glándula tiroidea. Aproximadamente un 80 por ciento del yodo del cuerpo se encuentra en la glándula tiroidea. El yodo mantiene el funcionamiento normal de las hormonas tiroideas, las cuales favorecen el desarrollo normal y el metabolismo de la energía. Una deficiencia moderada de yodo disminuye la producción de hormonas tiroideas. Alrededor de un 20 de las personas tiene deficiencia de yodo. La deficiencia de yodo también puede afectar la salud del cerebro. Investigaciones recientes han demostrado que aquellas personas que siguen una dieta vegetariana o restringida en sal pueden correr un riesgo mayor de padecer deficiencia de yodo.

Está presente además en las glándulas salivales, la mucosa gástrica y en la glándula mamaria durante la lactancia. La sal yodada, el pescado y los vegetales marinos son fuentes ricas de yodo. El yodo también está presente en productos de origen animal como huevos, leche, carne y aves de corral; esto se debe a que en los países industrializados la mayoría de los alimentos para animales está enriquecidos con yodo.

Magnesio
El magnesio, un mineral esencial, funciona como una coenzima para promover el funcionamiento nervioso y muscular normal, la regulación de la temperatura corporal, el metabolismo energético, la síntesis de ADN y ARN, y la formación ósea. Puede usarse como laxante, para evitar el dolor de cabeza y mantener los huesos sanos. Existe evidencia preliminar que demuestra que el magnesio puede ayudar en los síntomas del SPM y en mantener los niveles normales de azúcar en la sangre. La mayoría del magnesio corporal, aproximadamente el 60 por ciento, se encuentra en los huesos. El magnesio participa en más de 300 reacciones metabólicas y es necesario para cada proceso biológico importante. Es un metal de tierra alcalino y existe bajo condiciones fisiológicas en su estado divalente. El magnesio está íntimamente entrelazado, biológicamente con el calcio, y cooperan ambos en la producción de trifosfato de adenosina (ATP). El mineral se llamó "bloqueador de canal de calcio fisiológico de la naturaleza", porque parece favorecer la regulación normal del flujo intracelular de iones de calcio.

Casi el 75 por ciento de la población estadounidense no consume suficiente magnesio en sus dietas; por lo tanto, los suplementos, particularmente aquellos que se ocupan del metabolismo óseo, pueden estar justificados en algunos casos. Las fuentes dietarias que incluyen magnesio son las alcachofas, nueces, alubias, productos integrales y mariscos.

Manganeso
El manganeso, un micromineral esencial, es el metal preferido que funciona como cofactor para las glicosiltransferasas, las cuales son importantes en la síntesis de las glicoproteínas y las glicosaminóglicas. Las glicoproteínas favorecen la síntesis normal de la mielina y de los factores de coagulación. El manganeso puede tener eficacia para mantener la salud de los huesos y ayudar a la disminución de los síntomas del SPM. El salvado en los granos enteros, las nueces, las verduras de hoja y los tés son las fuentes más ricas de manganeso.

Selenio
El selenio actúa como una enzima antioxidante y también favorece el crecimiento normal y el uso del yodo en el funcionamiento de la tiroides. Mantiene saludable al sistema inmunológico. El selenio contribuye al efecto antioxidante de la vitamina E, ayuda la salud cardiovascular y de la piel, mejora la fertilidad masculina y la salud del sistema inmunológico. El selenio actúa directamente en la capacidad del organismo para proteger a las células contra los radicales libres. Favorece la defensa contra la toxicidad de las especies de oxígeno reactivo, la regulación del metabolismo de la hormona de la tiroides y la regulación del estado redox de las células. El selenio también tiene la capacidad de eliminar la toxicidad de algunos metales y xenobióticos.

El contenido de selenio del suelo en donde crecen las plantas determina el nivel de selenio que contienen los alimentos. Entre los alimentos ricos en selenio podemos mencionar los frutos secos, los granos no refinados, el arroz integral, el germen de trigo y los mariscos.

Potasio
En el cuerpo, el potasio se clasifica como un electrolito e interviene en las funciones eléctricas y celulares del cuerpo. Ayuda a regular el equilibrio del agua y los niveles de acidez, ayuda a mantener la presión sanguínea y favorece la transmisión normal de los impulsos nerviosos, la digestión, la contracción muscular y los latidos del corazón. El potasio se puede encontrar en los alimentos y ayuda a mantener el balance interno de fluidos y químicos del cuerpo. Algunos de los alimentos ricos en potasio son las frutas, los vegetales y las legumbres, alimentos comúnmente recomendados para gozar de una salud cardíaca óptima. Algunos síntomas de la deficiencia de potasio son la mala circulación, la piel azulada, las molestias en la cabeza, los problemas para dormir, la debilidad muscular y la retención de agua.

Zinc
El zinc, un micromineral, funciona como una parte de 300 enzimas diferentes del cuerpo humano. Estas enzimas favorecen el metabolismo de las proteínas y del ácido nucleico, la producción de energía, como también otras cosas. Prácticamente favorece todos los procesos fisiológicos y las vías biológicas. El zinc cumple un papel estructural en la formación de los dedos de zinc, los cuales son aprovechados por los factores de transcripción para interactuar con el ADN y regular la actividad de los genes. El mantenimiento de la integridad de las membranas biológicas que resulta en su protección contra la oxidación es otro rol estructural. Desde el punto de vista fisiológico, el zinc es esencial para el crecimiento y el desarrollo, la reproducción y la madurez sexual, la actividad gustativa y olfativa, la adaptación de la visión en la oscuridad, liberación y almacenamiento de la insulina y para una diversidad de defensas inmunológicas. Posiblemente su función más popular es que contribuye al sistema inmunológico.  

El zinc se encuentra prácticamente en todos los tejidos del cuerpo, pero alrededor del 60 por ciento del zinc del cuerpo se almacena en los músculos y 30 en los huesos. Tiene actividades antioxidantes. La actividad antioxidante del zinc ayuda a proteger las membranas contra el daño oxidativo mediante la ocupación de sitios que, de otro modo, pueden contener metales activos redox, como por ejemplo el hierro.

Ciencia

  • Abrams SA. Bone turnover during lactation--can calcium supplementation make a difference? J Clin Endocrinol Metab. 1998 Apr;83(4):1056-8.
  • Acott TS, Weleber RG. Vitamin A megatherapy for retinal abnormalities. Nature Med. 1995; 1:884-885
  • Agus DB, Gambhir SS, Pardridge WM, et al. Vitamin C crosses the blood-brain barrier in the oxidized form through the glucose transporters. J Clin Invest. 1997; 100:2842-2848.
  • Alaejos MS, Romero FJD, Romero CD. Selenium and cancer: some nutritional aspects. Nutrition. 2000; 16:376-383.
  • Anderson RA. Effects of chromium on body composition and weight loss. Nutr Rev. 1998 Sep;56(9):266-70.
  • Anon. Zinc lozenges reduce cold symptoms. Nutr Rev. 1997; 55:82-88.
  • Arlt S, Finckh B, Beisiegel U, Kontush A. Time-course of oxidation of lipids in human cerebrospinal fluid in vitro. Free Radic Res. 2000 Feb;32(2):103-14.
  • Barreto ML, Santos LMP, Assis AMO, et al. Effect of vitamin A supplementation on diarrhoea and acute lower-respiratory-tract infections in young children in
  • Baxter GF, Sumeray MS, Walker JM. Infant size and magnesium: insights into LIMIT-2 and ISIS-4 from experimental studies. Lancet. 1996; 348:1424-1426.
  • Benn CS, Aaby P, Balé C, et al. Randomized trial of effect of vitamin A supplementation on antibody response to measles vaccine in Guinea-Bissau, West Africa. Lancet. 1997; 350:101-105.
  • Berg JM, Shi Y. The galvanization of biology: a growing appreciation for the roles of zinc. Science. 1996; 271:1081-1085.
  • Bishop N. Rickets today--children still need milk and sunshine (editorial). N Engl J Med. 1999; 341:602-603.
  • Brazil. Lancet. 1994; 344:228-231 Bates CJ. Vitamin A. Lancet. 1995; 345:31-35.
  • Brigelius-Flohe R, Traber MG. Vitamin E: function and metabolism. FASEB J. 1999; 13:1145-1155.
  • Bronner F, Pansu D. Nutritional aspects of calcium absorption. J Nutr. 1999; 129:9-12.
  • Brun JF, Dieu-Cambrezy C, Charpiat A, Fons C, Fedou C, Micallef JP, Fussellier M, Bardet L, Orsetti A. Serum zinc in highly trained adolescent gymnasts. Biol Trace Elem Res. 1995 Jan-Mar;47(1-3):273-8.
  • Buchinger W, Lorenz-Wawschinek O, Semlitsch G, Langsteger W, Binter G, Bonelli RM, Eber O. Thyrotropin and thyroglobulin as an index of optimal iodine intake: correlation with iodine excretion of 39,913 euthyroid patients. Thyroid. 1997 Aug;7(4):593-7.
  • Burk RF, ed. Selenium in Biology and Human Health. New York, NY: Springer-Verlag; 1994.
  • Burk RF, Levander OA. Selenium. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Modern Nutrition in Health and Disease. Baltimore, MD: Williams and Wilkins; 1999:265-276.
  • Calomme MR, Vandem Berghe DA. Supplementation of calves with stabilized orthosilicic acid. Effect on the Si, Ca, Mg, and P concentrations in serum and the collagen concentration in skin and cartilage. Biol Trace Elem Res. 1997; 56:153-165.
  • Carlisle EM. Silicon as a trace nutrient. Sci Total Environ. 1988; 73:95-106.
  • Carlisle EM. The nutritional essentiality of silicon. Nutr Rev. 1982; 40:193-198.
  • Carrasco N. Iodide transport in the thyroid gland. Biochim Biophys Acta. 1993; 1154:65-82.
  • Cooney RV, Franke AA, Hankin JH, Custer LJ, Wilkens LR, Harwood PJ, Le Marchand L. Seasonal variations in plasma micronutrients and antioxidants. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 1995 Apr-May;4(3):207-15.
  • Copp RP, Wisniewski T, Hentati F, Larnaout A, Ben Hamida M, Kayden HJ. Localization of alpha-tocopherol transfer protein in the brains of patients with ataxia with vitamin E deficiency and other oxidative stress related neurodegenerative disorders. Brain Res. 1999 Mar 20;822(1-2):80-7.
  • Davidsson L. Are vegetarians an "at risk group' for iodine deficiency? Br J Nutr. 1999; 81:3-4.
  • de Lourdes Lima M, Cruz T, Carreiro Pousada J, et al. The effect of magnesium supplementation in increasing doses on the control of type 2 diabetes. Diabetes Care. 1998; 21:682-686.
  • De Luca HF, Zierold C. Mechanisms and functions of vitamin D. Nutr Rev. 1998; 56:S4-S10.
  • Delange F. Risks and benefits of iodine supplementation. Lancet. 1998; 351:923-924.
  • Dietary Reference Intakes For Calcium, Phosphorous, Magnesium, Vitamin D, and Fluoride. Washington, DC: National Academy Press; 1997.
  • Dietary Reference Intakes for Calcium, Phosphorous, Magnesium, Vitamin D, and Fluoride. Washington, DC: National Academy Press; 1997
  • Dietary Reference Intakes for Calcium, Phosphorus, Magnesium, Vitamin D, and Fluoride. Washington, DC: National Academy Press; 1997.
  • Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. Washington, D.C.: National Academy Press; 2000.
  • Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium, and Carotenoids. Washington, D.C.: National Academy Press; 2000.
  • Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium, and Carotenoids. Washington, DC: National Academy Press; 2000.
  • Donaldson RM Jr, Barreras RF. Intestinal absorption of trace quantities of chromium. J Lab Clin Med. 1966; 68:484-493.
  • Dreon DM, Butterfield GE. Vitamin B6 utilization in active and inactive young men. Am J Clin Nutr. 1986 May;43(5):816-24.
  • Durlach J, Durlach V, Bac P, et al. Magnesium and therapeutics. Magnes Res. 1994; 7:313-328.
  • Eastwood MA. Interaction of dietary antioxidants in vivo: how fruit and vegetables prevent disease? QJM. 1999 Sep;92(9):527-30.
  • Enstrom JE, Kanim LE, Klein MA. Vitamin C intake and mortality among a sample of the United States population. Epidemiology. 1992; 3:194-202.
  • Fang J, Madhavan S, Alderman MH. Dietary potassium intake and stroke mortality. Stroke. 2000; 31:1532-1537.
  • Fell JME, Reynolds AP, Meadows N, et al. Manganese toxicity in children receiving long-term parenteral nutrition. Lancet. 1996; 347:1218-1221.
  • Fenech M, Dreosti I, Aitken C. Vitamin-E supplements and their effect on vitamin-E status in blood and genetic damage rate in peripheral blood lymphocytes. Carcinogenesis. 1997 Feb;18(2):359-64.
  • Floyd RA. Antioxidants, oxidative stress, and degenerative neurological disorders. Proc Soc Exp Biol Med. 1999 Dec;222(3):236-45.
  • Fraser DR. Vitamin D. Lancet. 1995; 345:104-107.
  • Glorieux FH, Feldman D, eds. Vitamin D. San Diego, CA: Academic Press; 1997.
  • Hadi H, Stoltzfus RJ, Dibley MJ, et al. Vitamin A supplementation selectively improves the linear growth of Indonesian preschool children: results from a randomized controlled trial. Am J Clin Nutr. 2000; 71:507-513.
  • Halliwell B. Antioxidant defence mechanisms: from the beginning to the end (of the beginning). Free Radic Res. 1999 Oct;31(4):261-72.
  • Hambridge M. Human zinc deficiency. J Nutr. 2000; 130:1344S-1349S.
  • Harris ED. Cellular copper transport and metabolism. Annu Rev Nutr. 2000; 20:291-310.
  • Harrison MD, Jones CE. Solioz M, Dameron CT. Intracellular copper routing: the role of copper chaperones. Trends Biochem Sci. 2000; 25:29-32.
  • Heaney RP, Dowell MS, Barger-Lux MJ. Absorption of calcium as the carbonate and citrate salts, with some observations on method. Osteoporosis Int. 1999; 9:19-23.
  • Heaney RP. Calcium, dairy products and osteoporosis. J Am Coll Nutr. 2000; 19(2 Suppl):83S-99S.
  • Heaney RP. Calcium, dairy products and osteoporosis. J Am Coll Nutr. 2000; 19(2 Suppl):83S-99S.
  • Hemila H, Douglas RM. Vitamin C and acute respiratory infections. Int J Tuberc Lung Dis. 1999; 3:756-761
  • Hendler SS. Micronutrition: vitamins, minerals, and trace elements. In: Newcomer VD, Young EM, eds. Geriatric Dermatology. Clinical Diagnosis and Practical Therapy. New York and Tokyo: Igaku-Shoin; 1989:365-393.
  • Hetzel BS, Clugston GA. Iodine. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross CA. Modern Nutrition in Health and Disease, 9th ed. Baltimore, MD: Williams and Wilkens; 1999:253-264.
  • Hetzel BS. Iodine and neuropsychological development. J Nutr. 2000; 130:493S-495S.
  • Humphrey JH, Rice AL. Vitamin A supplementation of young infants. Lancet. 2000; 356:422-424.
  • Ilich-Ernst JZ, McKenna AA, Badenhop NE, Clairmont AC, Andon MB, Nahhas RW, Goel P, Matkovic V. Iron status, menarche, and calcium supplementation in adolescent girls. Am J Clin Nutr. 1998 Oct;68(4):880-7.
  • International Symposium on the Health Effects of Dietary Chromium. J Trace Elem Exp Med. 1999; 12:53-169.
  • Iseri LT, French JH. Magnesium: nature's physiologic calcium blocker. Am Heart J. 1984; 108:188-193.
  • Jacob RA. Vitamin C In: Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Modern Nutrition in Health and Disease. 9th ed. Baltimore, MD: William and Wilkins; 1999:467-483.
  • Jeejeebhoy KN. The role of chromium in nutrition and therapeutics and as a potential toxin. Nutr Rev. 1999; 57:329-335.
  • Kanter M. Free radicals, exercise and antioxidant supplementation. Proc Nutr Soc. 1998 Feb;57(1):9-13.
  • Kato S. The function of vitamin D receptor in vitamin D action. J Biochem. 2000; 127:717-722.
  • Kayden HJ, Traber M. Absorption, lipoprotein transport and regulation of plasma concentrations of vitamin E in humans. J Lipid Res. 1993; 34:343-358.
  • Keen CL, Ensunsa JL, Watson MH, et al. Nutritional aspects of manganese from experimental studies. Neurotoxicol. 1999; 20:213-223.
  • Koo WW, Walters JC, Esterlitz J, Levine RJ, Bush AJ, Sibai B. Maternal calcium supplementation and fetal bone mineralization. Obstet Gynecol. 1999 Oct;94(4):577-82.
  • Kreiter SR, Schwartz RP, Kirkman HN Jr., et al. Nutritional rickets in African American breast-fed infants. J Pediatr. 2000; 137:153-157.
  • Lal H, Pandey R, Aggarwal SK. Vitamin D: non-skeletal actions and effects on growth. Nutr Res. 1999; 19:1683-1718.
  • Lee M-O, Han S-Y, Jiang S, et al. Differential effects of retinoic acid on growth and apoptosis in human colon cancer cell lines associated with the induction of retinoic acid receptor beta. Biochem Pharmacol. 2000; 59:485-496.
  • Leklem JE, Shultz TD. Increased plasma pyridoxal 5'-phosphate and vitamin B6 in male adolescents after 4500-meter run. Am J Clin Nutr. 1983 Oct;38(4):541-8.
  • Lesser GT. Long-term prevention of bone loss. Ann Intern Med. 2000 Jul 4;133(1):72-3.
  • Loeper J, Goy-Loeper J, Rozensztajn L, Fragny M. The antiatheromatous action of silicon. Atherosclerosis. 1979; 33:397-408.
  • Lukaski HC. Chromium as a supplement. Annu Rev Nutr. 1999; 19:279-302.
  • Malloy PJ, Feldman D. Vitamin D resistance. Am J Med. 1999; 106:355-370.
  • Martini LA. Magnesium supplementation and bone turnover. Nutr Rev. 1999; 57:227-229.
  • McCabe RD, Backarich MA, Srivastava K, Young DB. Potassium inhibits free radical formation. Hypertension. 1994; 24:77-82.
  • Merz W. Chromium in human nutrition: a review. J Nutr. 1993; 123:626-633
  • Mossad SB, Macknin ML, Medendorp SV, Mason PM. Zinc gluconate lozenges for treating the common cold. Ann Intern Med. 1996; 125:81-88.
  • Nagatomo S, Umehara F, Hanada K, et al. Manganese intoxication during total parenteral nutrition: report of two cases and review of the literature. J Neurol Sci. 1999; 162:102-105.
  • Nielsen FH. Ultratrace minerals. In: Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Modern Nutrition in Health and Disease, 9th ed. Baltimore, MD: Williams and Wilkins; 1999:283-303.
  • Oginni LM, Sharp CA, Worsfold M, et al. Healing of rickets after calcium supplementation. Lancet. 1999; 353:296-297.
  • Pauling L. Evolution and the need for ascorbic acid. Proc Natl Acad SciUSA. 1970; 67:1643-1648.
  • Prasad AS. Zinc deficiency in human subjects. Prog Clin Biol Res. 1983;129:1-33.
  • Prasad AS. Zinc deficiency in women, infants and children. J Am Coll Nutr. 1996; 15:113-120. Sazawal S, Black RE, Bhan MK, et al. Zinc supplementation in young children with acute diarrhea in India. N Engl J Med. 1995; 333:839-844.
  • Prasad AS. Zinc: the biology and therapeutics of an ion. Ann Intern Med. 1996; 125:142-144.
  • Recker RR. Calcium absorption and achlorhydria. N Engl J Med. 1985; 313:70-73.
  • Reilly C. Selenium: a new entrant into the functional food arena. Trends Food Sci Technol. 1998; 9:114-118.
  • Remer T, Neubert A, Manz F. Increased risk of iodine deficiency with vegetarian's nutrition. Br J Nutr. 1999; 81:45-49.
  • Russell RM. The vitamin A spectrum: from deficiency to toxicity. Am J Clin Nutr. 2000; 71:878-884.
  • Saari JT, Sahuschke DA. Cardiovascular effects of dietary copper deficiency. Biofactors. 1999; 10:359-375.
  • Schmidt K. Antioxidant vitamins and beta-carotene: effects on immunocompetence. Am J Clin Nutr. 1991 Jan;53(1 Suppl):383S-385S.
  • Schrauzer GN. Selenomethionine: a review of its nutritional significance, metabolism and toxicity. J Nutr. 2000; 130:1653-1656.
  • Semba RD, Muhilal, Scott AL, Natadisastra G, Wirasasmita S, Mele L, Ridwan E, West KP Jr, Sommer A. Depressed immune response to tetanus in children with vitamin A deficiency. J Nutr. 1992 Jan;122(1):101-7.
  • Semba RD. Vitamin A, immunity, and infection. Clin Infect Dis. 1994 Sep;19(3):489-99.
  • Silva JE. Effects of iodine and iodine-containing compounds on thyroid function. Med Clin North Am. 1985 Sep;69(5):881-98.
  • Sinclair AJ, Taylor PB, Lunec J, Girling AJ, Barnett AH. Low plasma ascorbate levels in patients with type 2 diabetes mellitus consuming adequate dietary vitamin C. Diabet Med. 1994 Nov;11(9):893-8.
  • Sojka JE. Magnesium supplementation and osteoporosis. Nutr Rev. 1995; 53:71-80.
  • Strause L, Saltman P, Glowacki J. The effect of deficiencies of manganese and copper on osteo-induction and on resorption of bone particles in rats. Calcif Tissue Int. 1987; 41:145-150
  • Taddei S, Virdis A, Ghiadoni L, et al. Vitamin C improves endothelium-dependent vasodilation by restoring nitric oxide activity in essential hypertension. Circulation. 1998; 97:2222-2229.
  • Tannen RL. Effects of potassium on blood pressure control. Ann Intern Med. 1983; 98(part 2):773-780.
  • Traber MG, Arai H. Molecular mechanisms of vitamin E transport. Annu Rev Nutr. 1999; 19:343-355.
  • Umeta M, West CE, Haidar J, et al. Zinc supplementation and stunted infants in Ethiopia: a randomized controlled trial. Lancet. 2000; 355:2021-2026.
  • Underwood BA, Arthur P. The contribution of vitamin A to public health. FASEB J. 1996; 10:1040-1048.
  • Verhage AH, Cheong WK, Jeejeebhoy. Neurologic symptoms due to possible chromium deficiency in long-term parenteral nutrition that closely mimic metronidazole-induced syndromes. J Parenter Enter Nutr. 1996; 20:123-127.
  • Vieth R. Vitamin D supplementation, 25-dihydroxyvitamin D concentrations and safety. Am J Clin Nutr. 1999; 69:842-856.
  • Vincent J. The biochemistry of chromium. J Nutr. 2000; 130:715-718.
  • Waggoner DJ, Bartnikas TB, Gitlin JD. The role of copper in neurodegenerative disease. Neurobiology of Disease. 1999; 6:221-230.
  • West CE, Rombout JH, van der Zijpp AJ, Sijtsma SR. Vitamin A and immune function. Proc Nutr Soc. 1991 Aug;50(2):251-62.
  • West KP Jr, Pokhrel RP, Katz J, et al. Efficacy of vitamin A in reducing preschool child mortality in Nepal. Lancet. 1991; 338:67-71.
  • Young DB, Ma G. Vascular protective effects of potassium. Semin Nephrol. 1999; 19:477-486.

 

Preguntas frecuentes:

¿Por qué son importantes los fitonutrientes?
Descubrimientos recientes han demostrado que los alimentos elaborados en base a plantas contienen una variedad de componentes vitales además de las vitaminas y minerales que favorecen la salud humana. Los fitonutrientes son extractos vegetales que tienen la importante función de hacer que el cuerpo se ayude a sí mismo.  Se ha demostrado que los fitonutrientes reducen la oxidación, contrarrestan el efecto de los contaminantes ambientales y mantienen el corazón saludable. Las investigaciones también han revelado que estimulan naturalmente el sistema inmunológico.

¿Qué tipos de fitonutrientes contiene Isotonix Might-A-Mins?
Isotonix Might-A-Mins contiene una combinación de fitonutrientes que incluyen extractos de manzana, brócoli, zanahoria, arándano, uva, kiwi, limón, lima, naranja, durazno, ananá, frambuesa, espinaca, frutilla y tomate.

¿Cuál es la ventaja de consumir probióticos?
Isotonix Might-A-Mins contiene lactobacilos esporógenos que ayudan a recolonizar el tracto intestinal con bacterias buenas de manera natural, lo que da como resultado una mejor digestión, un equilibrio ideal del pH y un colon constantemente saludable.

¿Por qué una fórmula Isotonix es mejor que un suplemento multivitamínico estándar para niños?
Las fórmulas Isotonix son más efectivas que las fórmulas multivitamínicas estándar para niños porque ofrecen la mejor manera de administrar vitaminas y minerales al torrente sanguíneo. Las fórmulas Isotonix también son la forma más rápida y eficaz de recibir multivitaminas. El estómago no tiene que hacer gran esfuerzo ya que el pH y la tonicidad están diseñados cuidadosamente para que el estómago libere rápidamente todas las sustancias nutritivas al intestino delgado. Con la fórmula Isotonix Might-A-Mins, este proceso se lleva a cabo en cinco minutos, mientras que un comprimido de vitamina estándar demora hasta cuatro horas.

¿Contiene Isotonix Might-A-Mins ingredientes artificiales?
Isotonix Might-A-Mins no contiene edulcorantes artificiales como sacarina o aspartamo. Como todos los demás productos Isotonix, tampoco contiene conservantes o colorantes artificiales.

¿A los niños les gusta el sabor de Isotonix Might-A-Mins?
Se utilizan fructosa y glucosa en Isotonix Might-A-Mins, ambos azúcares naturales. Los azúcares también están combinados con un delicioso sabor natural de mandarina y naranja. Las vitaminas vienen en forma de polvo, lo cual resulta divertido, rápido y fácil de preparar. Esto hace que los niños quieran tomar sus vitaminas todos los días.

¿Por qué los niños necesitan ingerir un suplemento multivitamínico?
Todos necesitan vitaminas y minerales porque ayudan a liberar energía de nuestros alimentos y ayudan a construir los músculos, los huesos, la sangre y otros tejidos vitales. Los niños necesitan vitaminas y minerales para tener una buena salud y un crecimiento normal. Es importante asegurarse de que los niños reciban todas las vitaminas y minerales necesarios en forma diaria, especialmente mientras crecen. El cuerpo no almacena todas las vitaminas y minerales esenciales, por lo tanto se deben almacenar algunas de forma habitual a través del uso de un suplemento multivitamínico.

¿Se recomienda alguna hora específica para ingerir un suplemento multivitamínico?
En general cualquier hora del día es adecuada para el consumo del suplemento multivitamínico. Sin embargo, se sugiere administrarlo a la misma hora todos los días para establecer una rutina.

¿Qué vitaminas y minerales por lo general los niños no obtienen en sus dietas?
El calcio, el zinc y las vitaminas A, C y E son algunas de las vitaminas y minerales comunes que los niños no obtienen de forma suficiente en sus dietas. El calcio es necesario para el crecimiento de los huesos y un consumo adecuado de calcio desde la infancia ayuda a mantener una masa ósea normal durante el resto de la vida de la persona. El zinc es una sustancia nutritiva vital para un crecimiento y desarrollo adecuados. Las vitaminas A, C y E también son importantes durante la infancia y durante toda la vida.